El elemento principal de tu página web que te ayuda a convertir visitas en clientes

El elemento principal de tu página web que te ayuda a convertir visitas en clientes

Prueba social en tu página web para convertir visitas en clientes

Las conversiones son un tema de moda, qué duda cabe.

Pero no me refiero a las religiosas, que sin ser socióloga me atrevería a decir que están padeciendo el fenómeno inverso.

Estoy hablando de convertir visitas en clientes.

 

¿Qué son visitas?

Son todas aquellas personas que entran a tu página web, ya sea a través de las redes sociales, buscando en Google, por algún enlace en una web externa, o tecleando directamente la url que han visto en alguna publicación física.

Sea como sea, esa persona entra en tu web, y en un máximo de 10 segundos decidirá si sigue leyendo o se va a otra página más interesante.

Lo de los 10 segundos no es al azar. Es un dato muy investigado. Tienes aquí una gráfica que lo muestra de forma muy clara.
Sólo la enlazo, y no la incluyo en el post porque esa web tiene «todos los derechos reservados»... qué le vamos a hacer.

Otras investigaciones dicen que a los usuarios no les lleva más de 50 milisegundos (¡0.05 segundos!) en formarse una opinión sobre tu página web.
Ahí queda eso.

 

¿Qué determina que una persona permanezca en tu web más de 10 segundos?

Ahí está el meollo de este artículo. Vamos a ello.

Existe un elemento principal que hace que haya más probabilidades de que la persona que visita tu web se quede y realice las acciones que te has propuesto cuando has definido los objetivos de tu sitio web.

 

Esto no tiene nada que ver con el SEO o la atracción de visitas.

Estamos hablando de una vez que esa persona ya ha llegado a nuestra web.

Ese elemento que hace que tus visitas se queden en tu web es la

 

Prueba social

Convertir una visita en un suscriptor de nuestra newsletter, en usuario de nuestra plataforma, o más aún en cliente, requiere confianza.

La prueba social, y otros elementos de generación de confianza son instrumentos que te aseguran que los usuarios se sentirán más cómodos invirtiendo en tu producto o servicio.

 

Somos seres sociales por naturaleza.

¿No has comprado un libro alguna vez porque te lo recomendó un amigo?

¿O al cine a ver una película que te dijeron que te encantaría?

¿O contratado un profesional porque le fue estupendo a un compañero de trabajo?

Si tenemos una referencia de un servicio o producto, nos animamos con más confianza a adquirirlo.

Eso es así.

 

Esta confianza se puede generar de muchas maneras.

Afortunadamente, los seres humanos conservamos aún el instinto que nos indica si una persona nos genera o no confianza.

Esto es más evidente cuando nos relacionamos personalmente, y lo bueno que tiene es que (desde mi punto de vista) es imposible fingirlo.

Si eres confiable, lo transmitirás, y si no, no.

Hay tonos de grises, es verdad. Puedes generar confianza profesional pero no tanta personal, o viceversa, o sólo para ciertas tareas, etc.

 

Confianza online

En el ámbito online lo tenemos un poco más difícil, porque la persona no nos conoce directamente, sino a través de nuestra página web.

Por eso es tan importante que transmitamos nuestra esencia, con naturalidad, porque si fuera de internet somos confiables, en la red tenemos que hacer el esfuerzo por comunicarnos tal cual somos, y así transmitir esa misma confianza.

Y digo esfuerzo porque estamos acostumbrados a ponernos tiesos cuando nos comunicamos por escrito.

Pero en verdad, cuando no nos esforzamos es cuando nuestra comunicación fluye mejor y somos más nosotros mismos, más auténticos.

 

En nuestra página web, además de transmitir el mensaje con nuestra propia personalidad, debemos añadir elementos que generan confianza en el visitante.

Y además, posicionar estos elementos de manera que se vean lo más rápidamente posible al entrar en nuestra web.

Esto depende de nuestro tipo de negocio o proyecto, pero, por ejemplo, en una tienda online, es muy importante tener en la parte alta de la web los sellos de confianza de pagos seguros.

Puede parecer una tontería, pero marcan la diferencia.

 

Elementos de prueba social

Además, para cualquier tipo de web, los testimonios de otros clientes, trabajos realizados, logos de empresas con las que hemos trabajado, medios de comunicación en los que hemos aparecido, reseñas u opiniones de productos, ...

Toda esta prueba social es importante hacerla visible en nuestro sitio web.

Y nunca es suficiente.

Hay personas que con leer 2 testimonios de clientes les basta para contratarte, pero otras necesitan ver mucha prueba social de distinto tipo para terminar de estar seguras.

 

Eso sí, no inventes nada.

La idea es que todos tus elementos de confianza los incluyas en la web, de manera que puedas demostrar que se puede confiar en ti y en tu trabajo, para esas personas que sólo saben de ti lo que ven en tu web, y no pueden basarse en lo que transmites en directo, porque no te conocen personalmente.

 

Asegúrate de incluir estos elementos en tu sitio web, y hacerlo en lugares destacados de la misma.

 

¿Qué haces tú para generar confianza en tu página web?

Me encantará seguir el debate en los comentarios.

 

 

Fuente: http://usabilitygeek.com/stun-convert-design-for-conversions

Compartir: 
Come up